Orozco, Rivera y Siqueiros. La espera que tardo años.

screenshot20140901at10.23.14am650x1024-1200x800

El 13 de septiembre del 1973, era la fecha pactada para que la exposición de más de 160 obras de Rivera, Orozco y Siqueiros, junto a 1500 libros y una muestra de artesanías mexicanas fuera inaugurada por el presidente Salvador Allende en el Palacio de bellas artes de Santiago de Chile. Las obras eran un préstamo de la colección Carrillo Gil y todo estaba montado y listo para el gran evento.

Dos días antes, el 11 de septiembre, las fuerzas Armadas chilenas llevan acabo un golpe de estado que terminó con el primer gobierno socialista y de orientación marxista del mundo que llego al poder en elecciones generales y en un estado de derecho.

Las obras estaban en riesgo, el Palacio de Bellas Artes había sido atacado por metrallas de alto calibre. En cuanto se pudo, se empacaron de nuevo en sus 27 cajas y estuvieron a la merced del caos durante dos semanas. Hasta que fueron regresadas a nuestro país en un vuelo especial junto a docenas de refugiados.

45 años después, el museo Carrillo Gil decide realizar esta “Exposición Pendiente” con las obras y objetos inicialmente contemplados. Emblemáticos cuadros de Siqueiros, representaciones mitológicas de Orozco y obras cubistas de Rivera, es lo que vas a poder disfrutar hasta el 7 de mayo del 2019.

 

Orozco, Rivera y Siqueiros

El curador Carlos Palacios, incorporó materiales históricos acerca de este acontecimiento. Resaltan una grabación del caos producido en las calles de Santiago que grabó el mexicano encargado de la custodia de las obras  mientras se refugiaba en un sótano, testimoniales en vídeo del embajador mexicano Gonzalo Martínez quien fue la persona encargada de gestionar el asilo político de la viuda e hijas del fallecido Allende, notas periodísticas del Excelsior periódico que tenía un corresponsal en Santiago y narro diferentes historias de personas que vivieron toda una travesía para poder llegar a la embajada mexicana en medio de tiros y tanques de guerra.

Esta exposición es especial y es una excepción en donde el contexto en donde se lleva o se tuvo que llevar acabo, le quita el protagonismo a las obras de autores de la talla de estos artistas mexicanos, para simplemente ser el puente perfecto para exponer una tragedia internacional sin la necesidad de detallarla gráficamente y que aún así el espectador pueda sentirla, entenderla y condenarla.

 

orozco-rivera-siqueiros-1_OSR-1